Los dientes juegan un papel importante en la salud y la nutrición de las personas. 

El ser humano tiene dos tipos de dientes: los anteriores o incisivos cortantes y los posteriores o molares triturantes, explica el odontólogo Guillermo Santana.

"Nosotros tenemos los dientes ni muy afilados como los gatos o tigres y ni muy aplanados como los de las vacas o las jirafas", revela. Esto se debe, esencialmente por el tipo de alimentación que tienen las personas.

Anteriormente los antepasados solo comían carne. Cazaban animales como cualquier otro carnívoro. Cortaban y tragaban, no masticaban, y por eso tenían los dientes muy afilados, pero con el descubrimiento del fuego, la dentadura comenzó a cambiar.

Desde que el hombre comienza a cocer y ablandar los alimentos se produce un cambio y, epigenéticamente, sus generaciones tendrán una cambio en la forma de los dientes porque hay una marca en su código genético.

"Antes, en vez de 32 dientes teníamos 36: cuatro muelas más", puntualiza. Sin embargo, el tercer molar (la muela del juicio) también está desapareciendo desde hace algunos años, tanto así, que algunas personas no tienen espacio en sus bocas para que salga, afirma Guillermo.

Guillermo Santana, odontólogo.


Santana cree que los dientes no van a evolucionar más porque la alimentación, desde hace muchos años, es muy similar. Al menos, que una persona sea vegetariana y marque un código genético a sus generaciones donde sus dientes serán menos afilados que el de los demás.

Cómo funcionan 

El especialista indica que los incisivos solo sirven para cortar y para proteger a los molares cuando están triturando, mientras que los molares solo sirven para triturar y proteger a los incisivos mientras están cortando.

Es decir, que entre todos se protegen, lo que se conoce como la oclusión mutuamente protegida. 

"Lo primero que hacen los dientes de enfrente es cortar los alimentos. La lengua recibe esos alimentos como una cuchara, de manera cóncava, y luego se pone de manera conversa y tira los alimentos en partes proporcionales hacia las caras trituradoras de los dientes, y entre el cachete y la lengua lo mantienen adentro", detalla.

El especialista en rehabilitación e implante agrega que los dos tipos de dientes no funcionan al mismo tiempo, no pueden cortar y triturar a la vez.

Adiciona que las muelas, aunque parezcan planas, tienen ciertas cúspides afiladas porque todavía se necesita cortar y triturar los alimentos dentro de ellas.

"Los caninos son las fronteras entre los dientes anteriores y posteriores. Son los más fuertes porque cierran la mordida, son los encargados de cortar la parte más fuerte", puntualiza.

Al preguntarle si los caninos son los que menos han evolucionado, establece que tal vez, puesto que son los únicos que quedan más filosos.