Mandatarios regionales y locales de todo el mundo destacaron este domingo en la Cumbre del Clima de Bonn (COP23) el progreso realizado por las ciudades en la implementación de medidas necesarias contra el cambio climático y resaltaron que para 2050 la sociedad se organizará en un 70 % en núcleos urbanos.

En la sesión inaugural del denominado Comité de las Regiones, los líderes valoraron el papel de las ciudades como socios estratégicos en este ámbito y reclamaron de los gobiernos nacionales que refuercen su presencia en las negociaciones de la Cumbre, de acuerdo al peso demográfico que representan.

Durante su intervención inaugural, la exsecretaria de cambio climático de la ONU y actual directora del proyecto Misión 2020, la costarricense Christiana Figueres, comentó que el Acuerdo de París ofrece "un reconocimiento formal" de las naciones hacia las regiones y crea así "un espacio" entre niveles para apoyar medidas políticas.

"Los alcaldes que se ocupan del cambio climático ofrecen mejor calidad de vida a sus ciudadanos, con ciudades más verdes, mejor transporte y con una mejor distribución del espacio", añadió Figueres.

Por su parte, el presidente del Comité de las Regiones (CdR), Karl-Heinz Lambertz, subrayó el compromiso para estrechar las relaciones entre los actores políticos y administrativos, y recordó que "el cambio climático es un amenaza para todos y solo se podrá solucionar a través de la cooperación".

Por su parte, Salaheddine Mezouar, presidente de la COP22 -la anterior cumbre climática de la ONU, que se celebró en 2016 en Marrakech- declaró que era necesario "pasar a la acción" y poner en marcha el Acuerdo de París.

"Me complace comprobar que se ha avanzado en este camino, como se han organizado los actores y como ahora se puede avanzar en esta materia", ha comentado Mezouar durante su intervención.

El alcalde de Bonn, la ciudad anfitriona, Ashok Sridharan, destacó la importancia de la colaboración de la sociedad civil y las empresas para poder transmitir todas las medidas sostenibles a las regiones más desfavorecidas.

A lo largo de la jornada de hoy, expertos y representantes internacionales tratarán en las sesiones del Comité de las Regiones asuntos como la integración de las acciones en todos los sectores o la aplicación de los nuevos modelos para reducir las emisiones de gases nocivos a la atmósfera.

La COP23 arrancó el pasado día 6 y entrará la próxima semana en su ronda ministerial, para clausurarse el viernes 17.

Se trata de una cumbre esencialmente "técnica", llamada a desarrollar la letra pequeña del Acuerdo de París y a concretar algunas reglas, como los términos en los que cada año se revisarán los compromisos de reducción de emisiones de los países.