China planea poner en uso a gran escala una red basada en el protocolo de internet versión 6 (IPv6, por las siglas en inglés), con el fin de impulsar el desarrollo del sector de internet.

El país tiene como objetivo contar con 200 millones de usuarios activos de IPv6 cuando termine 2018, una cifra que superará los 500 millones en 2020, de acuerdo con un plan de acción publicado por las oficinas generales del Comité Central del Partido Comunista de China y el Consejo de Estado (el gabinete chino).

Al cierre de 2025 la red, las aplicaciones y los dispositivos terminales podrán adoptar completamente el IPv6 en China y el país tendrá el mayor número de usuarios de este protocolo del mundo, de acuerdo con el documento.

Las computadoras, teléfonos móviles, dispositivos electrónicos y sensores que están conectados a internet necesitan una única dirección de protocolo de internet para identificarse y comunicarse entre ellos.

Las direcciones que se usan mayoritariamente en internet se basan en un estándar de comunicación conocido como IPv4, cuya disponibilidad de direcciones se está agotando.

La red IPv6, desarrollada por primera vez en los años 90 en China, permite un límite teórico mucho más elevado para el número de direcciones IP que el sistema actual.