El comunicador Pedro Heredia aseguró este martes que el municipio fronterizo Pedernales amaneció "calmado", después de que ayer ciudadanos exigieron a los haitianos abandonar la comunidad lo más tardar a las 10 de la mañana de hoy.

Heredia afirmó que la "actitud agresiva" que tenían los munícipes ayer se desintegró y que no será posible que ellos saquen a la fuerza a los haitianos.

La muerte de Neiba Féliz Urbaez este fin de semana, que padeció un ataque junto a su esposo Julio Reyes Pérez hace días en manos de haitianos, fue el detonante que provocó que los munícipes de Pedernales le exigieron a los haitianos que salieran del pueblo. Reyes Pérez murió en el acto.

Por tal motivo, Carlos Amarante Baret, ministro de Interior y Policía, ordenó el reforzamiento de la seguridad en Pedernales, para evitar disturbios y excesos.

Según informó ayer el gobernador Adam Heredia, en una entrevista en el programa de radio En La Mira, uno de los haitianos sospechosos fue apresado por las autoridades policiales de Haití y dos están prófugos. 

"Nosotros entendemos que debemos ser conciliador siempre en los problemas entre las dos naciones, buscar la armonía entre Haití y República Dominicana. No todos los haitianos son malos, pero sí queremos que las autoridades nuestras refuercen y tomen medidas con la migración de indocumentados", expresó Heredia durante su intervención en El Gobierno de la Mañana.