El comentarista de El Gobierno de la Tarde, de la Z101, Ricardo Nieves lamentó este miércoles que el segunda base dominicano Robinson Canó, perteneciente a los Marineros de Seattle en el béisbol de las Grandes Ligas, haya dado positivo al uso de sustancia prohibida.

Nieves expresó que en el país existen muchos problemas de todos los órdenes pero vale dedicar el espacio y el tiempo para expresar que le ha dolido mucho lo de Robinson Canó, debido a que el segunda base criollo era una muralla pública que se convirtió en un ejemplo para mucha gente y la sociedad.

Expuso que todos pensaban que con los números alcanzados por Canó sería escogido al salón de los inmortales en Cooperstown, porque su carrera brillante y su desempeño lo habían convertido en una de las más importantes estampas del béisbol de las Grande Ligas.

Nieves explicó que el derrumbe de la carrera de Canó se da con la información de que había consumido un producto que está prohibido en el mundo del deporte, no porque opere dando mayor rendimiento ni porque sea un factor sinérgico junto a otros medicamentos de producir un mayor efecto, por lo tanto más energía o rendimiento muscular, que es lo que ellos perciben.

El también galeno subrayó que Canó usó el medicamento conocido como diurético del asa que actúa en la estructura renal y es un natriurético que produce generalmente depleción de sales.

Añadió que se usa en términos clínicos para situaciones en que se requiere combinar tratamiento de hipertensión, insuficiencia cardiaca congestiva o donde hay edema para sacar líquidos.

El doctor señaló que la Ferosemida es vieja en el uso de la salud, pero que no se sabía hasta el momento que este producto podría utilizarse, no para hacer orinar como la gente piensa de los esteroides o cualquier sustancia prohibida que procure mayor rendimiento físico, sino para enmascararlo, es decir, diluirlo o cubrirlo para hacerlo casi indetectable.

Ricardo Nieves entiende que Robinson Canó puede recuperarse, pues la levedad de la persona, no importa que sean figuras, celebridades, personajes o el más común de los mortales, para cometer un error es más “ fino que el filamento de un electrón”.

El comentarista precisó que es fácil caer, pues estudiosos de la conducta, filósofos, teólogos, sociólogos y  sabios han pensado siempre sobre eso y lo han analizado, añadió que a veces la gente condena de manera tan alegre y de forma tan festiva convierten a una persona en un ser triturado.

 Foto y Audio: Kelvin de la Cruz