El comentarista de El Gobierno de la Tarde, Ricardo Nieves, señaló este miércoles que los jueces se dilataron demasiado para hacer sentir y demandar respeto a la independencia del Poder Judicial y consideró además como una oportunidad para la República Dominicana este llamado.

Nieves, al reflexionar sobre el manifiesto de los jueces en el que solicitaron al Consejo del Poder Judicial la independencia y la preservación del sistema de justicia, consideró que ese llamado de los jueces es como un aliento para la sociedad de la República Dominicana.

El también abogado indicó que en la vida las cosas ocurren cuando tienen que pasar: “El hombre es la medida de todas las cosas, pero de la cosas que ocurren”. 

En ese sentido, Nieves indicó que no solo para hacer sentir por ellos, sino como un gobierno, es decir, como lo planteó Lambert (un gobierno dentro del gobierno, que es el gobierno de los jueces).  

“Es verdad que esperaron un tiempo y una coyuntura que ni siquiera es agradable, pero la voz de los jueces en estos momentos es como un aliento para la sociedad dominicana. Lo es porque un país, sin administración de justicia creíble, eficaz y eficiente que dé repuesta a las satisfacciones sociales en el marco de la ley, es un país casi inexistente”, acotó.

En tal sentido, dijo que un país son sus instituciones, malas o buenas: “Cuando hay un poder, que es el contralor de la vida pública y privada de la gente como es la justicia, entonces estamos hablando que la sociedad carece de defensa, de salvaguarda y que no vive en un Estado civilizado que los humanos alcanzaron y denominaron en algún momento estado de derecho”.   

Ricardo Nieves explicó que los jueces de la República Dominicana tienen que entender que existe en su misión y vocación una magistratura social, que la misma Constitución ordena que todo aquello que sea justo y ordene el porvenir que solo sea para el beneficio de la comunidad.

“Eso que tiene una carga muy subjetiva que implica que el juez, ni es aséptico, ni es neutral, ni funciona en el aire, y que está en un juego de poder, donde la interpretación de la ley, el talento individual, la función pública y orgánica de la magistratura hace que se convierta en el pilar y la salvaguardia del estado de derecho de la tutela judicial efectiva y de los debidos proceso para todas las personas, no solo para los jueces”, explicó.     

Nieves afirmó que en ese sentido hay que saludar, aun mascullando o regañadientes, que los jueces digan independencia judicial, pues era una palabra pecaminosa pronunciada desde el hábito y la matriz de la magistratura: “Cuando un juez dice independencia judicial, está diciendo que ellos tienen que actuar no apegados a la sordina de los medios públicos, ni a la alarma social, ni al populismo de los políticos, ni de la sociedad ni al mandato de los poderes fácticos que tratan de intervenir en la función del juez”.