El comentarista de El Gobierno de la Tarde, Domingo Páez, manifestó este jueves que nunca será Odebrecht la razón fundamental de la lucha contra la corrupción y la impunidad, porque estos males se instalaron en el país antes de que llegara la empresa de origen brasileño.

Destacó que fue tal la capacidad de Odebrecht para agenciarse los contratos a partir del soborno, que las compañías tradicionales constructoras en República Dominicana fueron arrinconadas, pero que “hay que decir como abono a la verdad, que en el caso del presidente Danilo Medina, este trató de reducirlo introduciendo compañías nacionales en las obras.

Reiteró que esencialmente la lucha contra la corrupción no depende de que se combata solo a Odebrecht, porque por ejemplo, en el caso de la obra del hospital Darío Contreras “todo el mundo sabe que está sobrevaluada, pero no hay acción de la Procuraduría General en ese ámbito sin necesitarse  papeles de Brasil para eso”.

“No se necesitan papeles de Brasil para combatir ese engendro de Los Tres Brazos, armados por la Corporación Dominicana de Empresas Estatales (CORDE) y Titulatec; no se necesitan papeles de Brasil para procesar toda la corrupción instalada en el Consejo Estatal del Azúcar; no se necesitan papeles de Brasil en todas las obras de la OISOE que se ejecutaron en la gestión anterior al actual incumbente... pero no se procesa a nadie”, resaltó Páez citando otros casos.

Manifestó que “nos han estado embobando y procuran hacerlo hasta el final, y que ojalá  vengan los nombres rápidos, no la promesa de que se va a someter a alguien y prolongarla en el tiempo procurando que se muera el tema”.

Expresó que de lo que se trata es de garantizar que un grupo de hombres y mujeres depreden el Estado sin ninguna consecuencia y si algo ha modificado esto ha sido la presión ciudadana, pero que será muy difícil que la gente se olvide del tema.

Dijo que “vivimos en un régimen de impunidad que las fuerzas que prohijan la corrupción tratan de mantenerlo a la mala y que por eso hay que apoyar la marcha de Azua”.

Volvió a advertir a la gente, que no piense que ha terminado la lucha contra la corrupción, porque ellos lucharán hasta el final, “embobándonos y usando cualquier mecanismo para convencernos de que no hay forma”.