La diputada por el Partido Revolucionario Moderno, Faride Raful, denunció que en enero tuvo en sus manos documentos del Banco de Reservas que avalaban una línea de crédito de unos 300 millones de dólares otorgados al consorcio Odebrecht que no estaba consignada en deuda pública ni había pasado por el Congreso Nacional.

Dijo que “a raíz de su denuncia, el Congreso Nacional, a través de la comisión de Deuda Pública, dirigida por Bertico Santana, llamó a que se rindiera un informe de esta anomalía y, tanto la Superintendencia de Bancos como al Banco de Reservas, enviaron su representante para hablar al respecto”.

“Luego lo que sí nos quedó claro es que no se había consignado en deuda pública y que se habían desembolsado 236 millones de dólares por el BR al consorcio privado”, afirmó la también comentarista de Voces Propias, durante su turno este jueves.  

Reveló que en el momento en que denunciaron la situación, trataron de invalidar la denuncia: "Como no podíamos mostrar a la prensa el documento, enseñamos las resoluciones que avalan nuestra denuncia, porque el documento lo teníamos a mano y nuestra fuente es confidencial”.

Expresó que cuando se convocó al gerente de la Superintendencia de Bancos, efectivamente este ratifica que tenían conocimiento de esa transacción y trataron de justificarla en el ámbito legal: "Pero por supuesto, quedó confirmado que no está consignada en deuda pública una cantidad de dinero que el banco del Estado le está otorgando a un consorcio privado”.

Manifestó que el proceso que siguió fue convocar al administrador del Banco de Reservas en dos ocasiones, quien no se presentó sin previa excusa a la comisión de Deuda Pública, lo cual constituye una afrenta al Poder Legislativo, que tiene entre sus roles la fiscalización.

Agregó que fue al tercer llamado que acudió uno de los gerentes de la entidad bancaria estatal, “quien no solo admitió que habían emitido la línea de crédito por 300 millones de dólares, sino que dijo que se había emitido otra por un monto similar que ya había sido pagado y el otro estaba pagando los intereses.

Calificó la situación de violaciones a las leyes vigentes y lamentó que a estas alturas no haya pasado nada al respecto.

“La comisión de Deuda Pública ha solicitado documentos desde hace dos meses y ninguna de las dos instituciones los ha entregado”, reveló Raful.