Cuando Trujillo organizó una fiesta que era tradición en la Casa de Caoba de San Cristóbal, Antonio de la Masa, gobernador de Moca, es quien va a la casa de los padres de Minerva a decirle que “el Jefe” invitaba a su familia para el encuentro dedicado a la provincia.

El episodio lo compartió este viernes Rafael (Fafa) Taveras durante su intervención en el Gobierno de la Tarde, donde ofreció detalles de la vida personal de una de “Las Mariposas”, como se les ha denominado a las mártires dominicanas, las hermanas Patria, Minerva y María Teresa Mirabal.

“Y fueron a San Cristóbal… lo que voy a compartir es algo que Minerva más de una vez me dijo: se sentaron en la mesa las tres hermanas Mirabal… Cuando se abrió el escenario porque llegó el Jefe, Manuel de Moya Alonso fue a la mesa de los salcedenses, los saludó y le pidió a Minerva que quería bailar con ella… y ella se paró... Manuel dio dos vueltas y se la llevó al Jefe diciéndole: ´Jefe, le traigo esta estrella de la provincia Espaillat”, narró Fafa.

Prosiguió la historia comentando que Trujillo se paró, abrazó a Minerva y comenzó a recitarle “El pequeño nocturno” de Osvaldo Bazil al oído y luego intentó apretarla hacia sí.

“Y me dice Minerva: ´yo le hice resistencia cuando el Jefe empezó a apretarme´ y Trujillo reaccionó diciéndole cuando vio la resistencia de ella ´A usted no le gusta mi política" ... y Minerva le dice ´No, Jefe, no me gusta su política´ y él se extraña, se echa un poco para atrás y le dice ´ pues le voy a mandar a un grupo de oficiales para que la convenzan´ y Minerva tuvo la flema de decirle ´¿y si yo los convenzo a ellos?´ y entonces Trujillo la llevó a sentarse antes de que terminara la pieza. 

                                   

Manifestó que cuando ella llegó a la silla le dijo a la familia "hay que irse". “Pero cuando Trujillo invitaba nadie podía irse antes que él, pero la familia obedeció la petición de la Mirabal y salieron”.

Cuenta Fafa que al otro día amaneció Ojo de Agua con un patrullaje intenso y una unidad con dos oficiales al frente de la casa de las Mirabal. Se llevaron preso al padre, a la madre y a Minerva.

“Al viejo lo llevaron a la Fortaleza Ozama y a la mamá y a Minerva las llevaron al hotel Presidente que quedaba en la Independencia. Las tuvieron dos meses ahí... sin poder salir de su habitación y a los dos meses fue Virgilio Trujillo a decirle que ese incidente había que superarlo y que él la iba a buscar al otro día para llevarla al hotel Jaragua a un encuentro con Trujillo para que eso se resolviera” comentó.

Dijo que al otro día... doña Chea sale al frente y Virgilio le dice: "No, no es usted, usted no va, es a ella”; y doña Chea se echó para atrás empujando a Minerva y le dijo: "Mire, nosotros no aceptamos que ella vaya sola y prefiero tirarme de aquí y no desacreditarme".

Días después es que la ponen en libertad y la sacan de la universidad. Ella regresó porque después Juan Bautista Rojas, que fue senador, escribió una carta solicitando su reingreso a la universidad y es en ese proceso que conoce a Manolo Tavárez.

Nunca aceptó el trato que dio la religión a la mujer

Reveló que él conoció a Pablo Neruda porque Minerva le sacó un día de la casa a su jardín para decirle que el poema que más le gustaba era “el número 6”.

                                 

“Y siempre nos nutría con las informaciones de la antigüedad y los conocimientos, era una maestra, pero nunca aceptaba el peso de la religión caracterizando a las mujeres ni el trato desconsiderado de los hombres con cualquier mujer”, afirmó.

Manifestó que influenciada por la revolución cubana y venezolana, se produce la primera reunión donde se plantea por expresión de Minerva, que si en estos países se logró, podía pasar en la República Dominicana.

“La cuñada de Ramfis se espantó cuando oyó eso y hubo que apaciguarla y a partir de ahí, comenzó una actividad con la organización que terminó fortaleciéndose cuando vino la expedición... Minerva decía: 'Es incontenible la conciencia de todos nosotros acerca de que no podemos cerrar los ojos ni ser indiferentes a esto',  y esa mujer fue la que en el día en que se reunió el 14 de Junio en Mao el 9 de enero de 1960, propuso que el programa que trajeron los invasores fuera asumido por el movimiento y que llevará su nombre”, comentó Fafa.

Traslado de esposos de las Mirabal a Puerto Plata fue para matarlas

“Ella no solo fue una víctima, fue una promotora de la resistencia, fue un ejemplo para su generación y sorprendente hasta para sus enemigos por la integridad y el coraje con los que enfrentó la vida”, así describió en la víspera del 25 de Noviembre, Día de la No Violencia contra la Mujer, Rafael (Fafa) Taveras a Minerva Mirabal, a quien conoció personalmente y a quien describe como su maestra.

Recordó que presos sus maridos (los de las hermanas Mirabal), después de ellas pasar por La Victoria y de discutir con gente en la cárcel denominada “La 40”, fueron y trajeron a los prisioneros de la capital a Salcedo. Se los llevaron para Puerto Plata “y todo el mundo sabía que era sospechoso... era para matarla”.

Contó Fafa que la directora de la escuela en donde estudiaban, le contó que fue donde Minerva a decirle: "Yo sé que no vas a detenerte ni siquiera por tu madre y vengo a pedirte que te contengas, te mudes para Puerto Plata o no vayas... y que esto debes hacerlo por lo menos por tus hijos...".

“Minerva se echó para atrás y le dijo: ´Chachita, no se preocupe, que nuestros hijos, como otros tantos huérfanos encontrarán quien los críe´. Creo que en este país y pocos países ha habido una mujer con la integridad y la determinación de Minerva Mirabal”, afirmó Taveras.

Señaló Fafa que a Minerva la gente la conoce por el martirio, pero no como persona y que vivió una época de terrible sometimiento y de ausencia de las mujeres de casi todas las actividades de la vida.

“Tuve el privilegio no solo de conocerla, sino de quererla”

“Yo que tuve el privilegio no solo de conocerla, sino de quererla porque en el fondo ella era la tutora de una parte de los jóvenes que éramos sus amigos… uno sabe la influencia inmensa que tenía esa mujer… con la cultura que tenía”, rememora Fafa, diciendo que les llevaba a él y a los de su generación unos 12 o 13 años, en esa época, era una distancia como para asumirla como una madre.

Narra Taveras que Minerva tenía una gran vocación de lectura y siempre estuvo fascinada de la historia griega y romana. Desde los 20 años, por toda la gente que convivió con ella, tuvo una actitud de autonomía y de no tener esa dependencia con los varones… de no tener ningún temor de discutir y enfrentarse en las discusiones con ellos.

“Y esa mujer que alcanzó una reputación cuando entró a la universidad: linda, inteligente y entonces con esa agresividad de una cultura no común entre todas las mujeres, circuló inmediatamente la información sobre ella. Y en esa práctica de servidumbre que tenía la era de Trujillo que hasta le recomendaban y le buscaban muchachas todos los adulones de él, Minerva llegó a los ojos del jefe”, rememoró.

El 25 de Noviembre es el Día consagrado a la No Violencia en honor al martirio de las hermanas Mirabal, ocurrido ese día y que fue primero proclamado en un encuentro de mujeres latinoamericanas, acogiendo una sugerencia de la delegación dominicana de la que era parte Magaly Pineda, portadora de esa solicitud, siendo después llevada a la Organización de las Naciones Unidas.

Fotos: Casa Museo Hermanas Mirabal