La Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia de Nicaragua, que aglutina a varios sectores del país, anunció este martes un paro nacional el próximo jueves para exigir el fin de la "represión" y la reanudación de un diálogo que permita resolver la crisis sociopolítica que deja ya 146 muertos

"Hemos decidido llamar a un paro nacional de 24 horas a partir de las 00.00 horas del día jueves 14 de junio de este año y terminando a las 23.59 de la noche del mismo día", señaló el presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), José Adán Aguerri.

Aguerri instó a todos los dueños de negocios, pequeños y medianos empresarios, profesionales independientes y negocios por cuenta propia a cerrar sus establecimientos y cesar actividades.

Aguerri recordó: "Es un paro cívico nacional y pacífico que abarca a todo el país y todas las actividades económicas salvo aquellas relacionadas con la preservación de la vida y la cobertura de servicios básicos para la población".

El presidente de la patronal también exhortó a los empleadores a respetar la decisión de los trabajadores de sumarse a este paro nacional,  y animó a los empleados públicos cuya dignidad ha sido pisoteada a que no acudan a sus puestos de trabajo de forma masiva.

"Si lo hacen todos juntos no podrán tomar represalias en contra de ustedes", agregó.

Finalmente, la Alianza Cívica demandó al presidente Daniel Ortega "una respuesta inmediata" a la Conferencia Episcopal de Nicaragua para reanudar el diálogo nacional y "revisar el sistema político desde su raíz para lograr una auténtica democracia y justicia".

Mientras que Valeska Valle, representante universitaria de la alianza aseguró: "Solo la acción cívica concertada de todos asegurará el éxito de esta acción legítima encaminada a señalar y detener la violencia y la represión. El objetivo de este paro nacional es apoyar el diálogo nacional mediado por la Conferencia Episcopal de Nicaragua y demandar el cese inmediato a la violencia y la represión".

La Alianza Cívica por la Justicia y Democracia de Nicaragua, que aglutina al sector privado, la sociedad civil, los estudiantes y los campesinos, tiene como objetivos la democratización y la institucionalidad de Nicaragua para poner fin al Gobierno de Daniel Ortega.

Nicaragua cumple hoy 56 días de una crisis sociopolítica que ha dejado al menos 146 muertos.

Las protestas contra Ortega y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, comenzaron el 18 de abril pasado por unas fallidas reformas a la seguridad social y se convirtieron en una exigencia de renuncia del mandatario, después de once años en el poder, con acusaciones de abuso y corrupción